Vender para comprar: diferentes formas de tasar una vivienda

¿Te planteas vender para comprar? Quizás fuiste uno de esos adelantados a tu tiempo que adquirió su vivienda hace 15 o 20 años. Ahora has cancelado tu hipoteca o estás a punto de hacerlo y ha llegado el momento de mejorar.

Estás en una etapa en la que tu bienestar es lo más importante. La comodidad para ti ahora incluye una casa con ciertas opciones que antes no contemplabas. Es normal ¿podemos llamarlo madurez?

Años atrás la calidad de vida se podía traducir en independencia económica. Pero con el tiempo nos volvemos más exigentes. También contamos con más experiencia y sabemos justo lo que queremos (o lo que no).

Si te sientes identificado es porque no somos tan diferentes. Veamos entonces qué podemos hacer para cambiar esto.

Vender para comprar: diferentes formas de tasar una vivienda

Para saber cuánto puedes obtener por tu vivienda tendrás que saber tasarla

Vender para comprar implica tener cifras para poder hacer un presupuesto coherente. Es por eso que es tan importante saber el valor de tu vivienda. Así podrás estimar a qué casas puedes optar.

Cada inmueble depende de diferentes valores, según la administración que lo registre o la finalidad de la valoración.

Por ejemplo, los ayuntamientos se basan en el valor catastral para pasarnos el coste del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Pero Hacienda consulta el valor fiscal para calcular sus cobros.

El valor venal o precio de mercado podría considerarse el más subjetivo. Responde a diferentes hitos que añaden más interés a una propiedad.

Imagina que ha sucedido algo especial en ella. Eso hace que los compradores pujen al alza. Sin importar su estado físico real. Sería un valor añadido y la haría más exclusiva o interesante.

También está el valor del suelo. Un registro administrativo que en ocasiones es independiente al tipo de propiedad que hay construida en él. Puede haber una finca en ruinas ubicada en un suelo de gran valor.

Si quieres vender para comprar céntrate en el valor hipotecario

El valor hipotecario es sin duda el que a ti más te interesa. Es el que emplean las entidades bancarias y se considera el más justo. Contempla diferentes características, tanto de la vivienda como de su contexto.

Normalmente no se trata de una media exacta, pero sí orientativa. De este valor podríamos obtener el margen de precio más ajustado. Así sabrás el precio mínimo y máximo al que puedes vender la propiedad.

Cómo calcular el valor hipotecario

Para conocerlo debes tomarte un poco de tiempo y recoger ciertos datos. En primer lugar, te interesa reflexionar sobre el estado del edificio en el que está tu piso.

Si está o no reformado, si tiene ascensor, cuál es la cuota de escalera, etc. Esto te servirá para compararlo con otras viviendas que se encuentren en condiciones similares.

Valora los accesos y los servicios que hay a tu alrededor ¿qué tipo de barrio es? ¿Tiene proyección o despierta el interés de la gente? ¿Hay demanda? Si es así podrías escoger el precio mayor dentro del baremo resultante.

Ahora echa un vistazo a los inmuebles que se venden a tu alrededor. Anota el precio por metro cuadrado de los que más se parezcan al tuyo. Compara también los extras: aire acondicionado, radiadores, terraza, garaje o trastero.

Estos últimos detalles podrían aumentar su valor, pero el tamaño de tu piso o su distribución también cuentan. Y finalmente, considera el certificado energético que tenga tu casa. A o B serían los más top.

Conclusión cuando quieres vender para comprar

Todos los datos recogidos te ayudarán a conocer la cifra aproximada a la que podrías vender tu propiedad. Ahora, si te parece razonable, podrás estimar el presupuesto de que dispondrás para tu futuro hogar.

Si quieres vender para comprar echa un vistazo a los pisos de obra nueva en Valencia. Seguro que entre ellos está el que reúne todos tus requisitos.

vender para comprar

Déjanos un comentario