SOLICITA INFORMACIÓN




Si lo prefieres, nosotros podemos llamarte en el horario que nos indiques:

*Campos obligatorios.

Tipos de decoración y sus características principales

Existen muchos tipos de decoración diferentes y cada uno dispone de su propio sello identificativo. Quizás tú también prefieras alguno en concreto o puede que varios. Aunque, a lo mejor sigues buscando inspiración para dar el toque que necesita la casa de tus sueños.

Las tendencias más vistas y populares

Todos los tipos de decoración tienen sus fases y épocas. Algo que, de un tiempo a esta parte, parece haberse flexibilizado mucho. Y es que hace ya décadas que la estandarización en el sector de la vivienda quedó atrás, tal y como ha pasado en otros sectores.

Es por eso que ahora podemos disfrutar de esta diversidad tan agradable. Repasemos los tipos de decoración más populares.

Vintage

Hablamos del estilo Vintage como algo atemporal, pero que sin duda nos transporta a los maravillosos años 80 y varias décadas anteriores. Un toque retro y nostálgico que suele resultar agradable en general. Posiblemente, porque muchos de nosotros lo asociemos a las casas de nuestras abuelas y es por eso que sigue resultando tan entrañable.

Se caracteriza por ese aire romántico que lo impregna todo. Con tonos pastel y colores claros, siempre con el blanco muy presente. Los papeles pintados y los motivos florales también son muy comunes, además de las cortinas con puntillas, volantes y estampados. A juego por supuesto con los cojines.

Los muebles suelen ser de esa época, otro detalle que ayuda rápidamente a identificar una decoración Vintage. Nuestra recomendación aquí podría estar relacionada con la cantidad, ya que es fácil que las estancias de este estilo parezcan recargadas. Pero si se consigue el punto de equilibrio resultan muy agradables y acogedoras.

tipos de decoración vintage

Rústico

El estilo rústico suele ser muy habitual en entornos rurales bien cuidados. Ya que ensalza esos preciosos materiales naturales que tan bien casan con el entorno. De esta forma se transmite un respeto por el medio natural muy armónico.

Se distingue por el uso de la piedra, la madera, el hierro y otros elementos similares. Los muebles tienen un aspecto robusto, macizo y sencillo. De líneas puras y sin adornos en exceso. Los toques de color suelen conseguirse con mantas, tapices, cojines o a través de plantas y flores. Pero predominan los marrones, crudos y anaranjados con todas sus variables.

Seguro que si piensas en el estilo rústico te vienen a la cabeza las vigas vistas en los techos o las estancias con chimenea. Afortunadamente, dos cosas que podrás reproducir en tu vivienda de forma fácil hoy en día ¿te apuntas?

Industrial

Este estilo es bastante actual y podemos verlo en locales comerciales como restaurantes y en ciertas viviendas que buscan romper con lo habitual. Posiblemente hayas podido identificarlo en alguno de los interiores que a veces vemos en las películas americanas.

Sus acabados suelen ser básicos, como de hormigón pulido o de ladrillo visto, tanto en paredes como en suelos. Normalmente hablamos de techos altos que recuerdan a los de entornos industriales; con estructuras metálicas o las canalizaciones del aire acondicionado y otros tubos.

En el resultado predominan los aceros y en ocasiones pueden resultar entornos un tanto fríos. ¿Un truco? Combina, para este estilo, grandes murales en tus paredes: de países, mapas o estilos modernistas de pintura con algún toque ligero de color ¡perfecto!

Moderno

Aunque estilos como el Industrial suelen resultar bastante modernos ahora mismo, nada que ver con este tipo de decoración propiamente dicho. Aquí hablamos de una tendencia muy actual y temporal. Que reúne los elementos más comercializados en el momento y es susceptible de readaptarse de una estación a otra.

Un ejemplo muy claro de esta tendencia son los elementos predominantes que surgen y cambian en cada temporada. Seguro que recuerdas que, hace unos años, veías piñas en todas las tiendas de decoración. Era algo natural, inocente y que llenó nuestros cojines, estampados y estanterías. Después llegó la sandía, que fue sustituida por los preciosos flamencos rosas y ahora es el cactus el elemento que más nos cautiva.

Este estilo es muy fresco y se hace eco de esos pequeños cambios en las modas que tanto nos gustan. Estaríamos hablando de un estilo muy de principios de siglo y cuyos muebles son sencillos, prácticos y, en su mayoría, blancos.

Clásico o contemporáneo

No confundas este estilo con el Vintage porque son bastante diferentes. Aquí no hay estampados llamativos ni tampoco tiene por qué ser un ambiente recargado, aunque los muebles (de madera) podrían tener diferentes formas talladas. También se usan molduras de escayola y otras decoraciones en techos.

Además, hablamos de uno de los tipos de decoración más antiguo que conocemos. Propio de las viviendas más distinguidas de antaño. Butacas, grandes espejos con marco y escritorios tipo secreter. También lámparas de brazos o arañas, sillas tapizadas y paredes en colores muy claros.

Son ambientes neutros y suaves, aunque a veces tengan mobiliario muy oscuro y grande. Nuestra recomendación es que busques alacenas clásicas o vitrinas acristaladas, en lugar de grandes muebles con muchos compartimentos.

Bohemio

En este caso te será fácil identificarlo porque recuerda mucho a todo lo relacionado con el movimiento hippie. De hecho, también se le llama hippie chic. Y aquí sin duda destacan los colores, sobre todo en alfombras, cojines, cuadros y elementos decorativos.

Se hace eco de esos espíritus libres que preferían la sencillez de las cosas y el respeto por el medio ambiente. Por eso encontrarás plantas, velas y otros elementos naturales, además de objetos reciclados e integrados en el entorno.

Es un estilo decorativo muy variopinto, que transmite alegría y despreocupación, por eso es sencillo adaptarle casi cualquier cosa.

tipos de decoración bohemio hippie

Minimalista

Sin duda el estilo más parco en detalles. Caracterizado por fondos blancos, líneas puras y mobiliario muy funcional y práctico. Sin excesos ni demasiados elementos. Se trata de liberar los espacios de objetos y barreras, de forma que parezcan más amplios y despejados.

Es un estilo con muchos adeptos por la claridad que transmite y la sensación de orden. Aunque comparado con otros estilos podría parecer que está a medio amueblar. Es ideal para lugares de estudio y descanso.

¿Una recomendación? No olvides las plantas o elementos vegetales para aportar vida a estos espacios, ya que a veces dan la sensación de inhabitados.

Nórdico

El estilo Nórdico o escandinavo es una de las revelaciones, ya que ha conseguido ganarse a un gran grupo de incondicionales. Sigue siendo muy funcional, pero no tan minimalista como el anterior. Los colores que predominan son claros, suaves y transmiten tranquilidad, como grises, blancos o tonos beige.

Aquí son los elementos decorativos los que aportan el toque de calidez. Mantas, cojines, alfombras, telas en general que normalmente serán de lana, algodón o lino. Podemos incluir ligeros toques en rosas, verdes u ocres, pero siempre colores suaves para crear ambientes acogedores.

Si hay un protagonista aquí es sin duda la luz. Por eso los blancos son muy habituales y, en ocasiones, hasta se prescinde de las cortinas para aprovechar la claridad al máximo. También los elementos naturales como las maderas y las fibras y quizás las figuras geométricas, pero de forma puntual, como un detalle.

Como ves, no es difícil dar a tus estancias un toque concreto e identificativo. Por eso, ahora solo faltaría que, de entre estos tipos de decoración, escojas el que más va con tu estilo. En Construbecker te animamos a sentirte diseñador de tus sueños y tu vivienda.

Déjanos un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies