Quién tiene una buhardilla, tiene un tesoro ¡decórala!

¡Qué tendrán estas habitaciones que a todo el mundo encantan! Techos inclinados, vigas, lucernarios… Si eres una de esas personas que disponen de buhardilla en casa, no pierdas detalle a este post. Te encantará.

¿Quién no ha soñado con dormir cada noche en una buhardilla de cuento como las que vemos por la televisión? Si tienes una ¡aprovéchala! Hoy queremos darte una serie de propuestas para hacerlo. Inspiración para que puedas sacarle partido a este espacio, que se convertirá en la habitación con más encanto de la casa.

A cada público, su rincón

Como es bien sabido, dependiendo del tipo de persona que duerma en cada habitación, la decoración irá acorde a su edad, gustos, uso, etc. Por ello, una buhardilla puede ser perfectamente habitable por niños, adultos, para dormir, trabajar, hacer deporte o todo lo que podamos imaginar.

buhardilla

  • El castillo encantado de los más pequeños. Empecemos con habilitar este espacio para los niños de la casa. Una buhardilla puede ser el refugio perfecto para los más jóvenes habitantes de nuestra vivienda. Es un ambiente muy cálido y acogedor que se puede decorar fácilmente y con muebles de pequeño tamaño, adaptado a ellos. Es el momento clave para elegir una decoración al más puro estilo Montessori. Los más pequeños pueden pintar también, descansar y dejar volar su imaginación dentro de un espacio de estas características.
  • Zona de estar y ¡relax! También podemos convertir una vieja buhardilla olvidada en una sala de estar cómoda y aislada del ruido diario. Al estar ubicada en la zona más alta de la vivienda, puede alejarnos fácilmente de espacios más sonoros y puede ser un lugar agradable para leer, ver una película o, simplemente, relajarse solos o acompañados. Necesitarás un sofá bien cómodo, una mesa baja y algún que otro puf de complemento. Añade mantas y un televisor y no querrás salir de allí jamás.

buhardilla

  • Soñar bajo las estrellas. Para los adultos, la buhardilla también es un buen lugar de descanso. ¿Quién no ha soñado alguna vez con dormir bajo un cielo estrellado? Pues esta es tu ocasión. Si contamos con un lucernario en la buhardilla podremos ubicar el dormitorio perfectamente allí. Mirando a las estrellas antes de dormir, para soñar despiertos cada noche. Podemos acompañar este espacio con elementos blancos y muebles de tonos claros para que la habitación tenga más amplitud y sintamos una sensación de apertura completa al exterior.

buhardilla

  • Vestirse y desvestirse. Aunque suene rimbombante, lo cierto es que una buhardilla es el lugar idóneo para ubicar un vestidor. La zona perfecta para vestirnos y acicalarnos cada día, con amplitud y espacio para cada accesorio personal y con una zona de cambiador para la noche. Para que todo encaje a la perfección, lo mejor es elegir mobiliario a medida. Un vestidor que encaje en cada pared de la buhardilla y juegue con la distribución del espacio de manera ergonómica y práctica.

Además de todas estas ideas, cabe destacar que las buhardillas son espacios muy polifacéticos, donde podremos ubicar más estancias como baños o salas de juego. Un sinfín de posibilidades que darán vida a un espacio concebido para enamorar a sus inquilinos.

Fuente: habitissimo