Suelo radiante y todas sus ventajas

De un tiempo a esta parte, han sido varios los clientes que nos han solicitado suelo radiante para sus nuevas viviendas. Una instalación compatible con la aerotermia y los paneles solares. Por eso y, porque nos gusta la idea de que dispongas de toda la información, vamos a explicarte en qué consiste.

Cómo funciona el suelo radiante

Un suelo radiante se consigue mediante una instalación de tuberías. Dichas tuberías se fijan de forma que cubran la mayor superficie posible y sobre ellas se vierte una mezcla de mortero. De esta forma la superficie queda igualada. Posteriormente, tras el secado, se instala el azulejo o el laminado deseados. Si es laminado hay que asegurarse de que se trata de un modelo que admite este tipo de calefacciones.

Por normativa, estas instalaciones no pueden sobrepasar los 29º C. Pero tienen la ventaja de mantener un ambiente más estable en la vivienda y durante todo el día. Esto hace que trabaje sin picos de intensidad. Todas las tuberías bajo el suelo salen y terminan en un panel regulador. En conjunto, se trata de elementos que disponen de una larga vida útil. Además, su mantenimiento es prácticamente nulo.

suelo radiante

Recomendaciones principales

Los mayores beneficios de tener un suelo radiante se consiguen en dúplex o viviendas de varias alturas. El calor asciende llegando a toda la casa. El resultado es fantástico. En ocasiones, será suficiente con encender la planta más baja para mantener la casa atemperada.

Para un mayor ahorro, es recomendable que la instalación sea en viviendas de obra nueva. Durante su construcción. Previamente a colocar el suelo escogido. Aunque también se puede instalar en paredes con muy buenos resultados. Solo habrá que valorar la anchura total de la instalación. Un grosor apenas perceptible.

Resultados

El ahorro económico es considerable si comparamos el suelo radiante con otro tipo de radiadores. El equipo necesario para su funcionamiento es más económico. Y, como hemos dicho, su mantenimiento no es relevante. Por eso podemos rentabilizar la inversión en poco tiempo.

A nivel estético evita que tengas elementos en las paredes o a la vista. No hay radiadores en las habitaciones. El suelo radiante es muy discreto. Tampoco hay corrientes de aire y toda la casa presenta una temperatura agradable y constante. Es ideal cuando hay niños o mascotas. También es interesante si tenemos una distribución abierta. Por ejemplo, la cocina integrada en el salón-comedor.

Las viviendas Construbecker podrán disponer de suelo radiante de forma adicional. Previa solicitud. Esta es una de las ventajas adicionales al comprar sobre plano o antes de la construcción. Por eso, si te interesa, pide presupuesto sin compromiso. Disfrutarás de tu hogar todos los días del año.

 

Déjanos un comentario