SOLICITA INFORMACIÓN




Coordinar el final de una obra

Coordinar el final de una obra puede ser una de las tareas más exigentes en la construcción. Y es que después de levantar cualquier gran estructura, siguiendo todas las indicaciones pertinentes, llega el momento de delegar.

De repente hay que terminar las viviendas de forma impecable. Pero dentro de ellas podemos encontrar a 10, 11 o 15 empresas diferentes. Cada una llevando a cabo su parte. Y hay que coordinar el final de una obra así como cada pequeño proceso en todas las viviendas.

Montar los muebles de cocina, después colocar las encimeras; puertas y ventanas, sanitarios y mobiliario del baño. Sin olvida instalaciones de aire acondicionado o incluso los buzones y los números que irán en las puertas.

Pasamos de ser actores a ser supervisores, confiando en que cada empresa externa completará su parte. Por supuesto, revisando que así sea. Sin embargo, la tensión no se puede evitar y siempre surgen imprevistos.

 

Mirar con los ojos del cliente

Todo son nervios en los momentos previos a la entrega de llaves. También el ayuntamiento manda a sus técnicos para la supervisión y tiene que estar todo listo. Cumplir con las fechas en construcción es la misión número uno.

De repente una empresa se olvida algún material esencial; un pedido se retrasa porque su envío no salió a tiempo; pequeños errores que hay que subsanar. Muchos profesionales deben coordinar el fin de una obra con su trabajo.

Cuando un resultado depende de tantas variables, que salga bien a la primera es como presenciar que se alinean los astros. Y eso genera tensión. Pero también los futuros inquilinos están más nerviosos. Es normal.

En cuestión de días podrían estrenar el que será su futuro hogar y hay muchas ilusiones y sentimientos en juego. Gestionar ambas partes es sin duda, como decíamos al principio, la tarea más exigente de la construcción.

De repente nos quedamos justo en medio, entre decenas de proveedores y las diferentes familias. Aunque por otro lado, también nosotros vivimos esa ilusión de poder comprobar que el resultado es sin duda el esperado por todos. Materializar un proyecto que hemos tenido años en mente o en plano.

 

Coordinar el fin de una obra y todas las intervenciones para que quede perfecto

Cada hora y cada día hay cosas que vigilar, mirar y comprobar. Una y otra vez y cada vez que entra y sale de la obra cualquier empresa ajena a la propia constructora. Son los días más importantes de todos.

El objetivo principal se debate entre cumplir en tiempo y entregar una vivienda impecable. Pero esto último siempre pesa más y nos esforzamos cada día para que así sea.

Finalmente, llega el momento de la limpieza. Debe entrar una empresa de confianza que pula el resultado para que todos los esfuerzos queden a la vista. Seguidamente iremos a confirmar que todo salió perfecto.

Solo entonces pondremos fechas con el notario para firmar las escrituras y entregar las llaves.

Todos tenemos que coordinar el fin de una obra para que llegue ese momento. Por fin los esfuerzos de tanto tiempo tendrán su recompensa: la satisfacción de las familias que han confiado en Construbecker.

coordinar el final de una obra

Déjanos un comentario