Aprendiendo contigo y para ti

Aprendiendo es nuestro estado permanente. Sin duda el resultado de la constante observación. Pero también es el fruto de las reflexiones y solicitudes de nuestros clientes. Porque si trabajamos para ellos, para ti, así es como debe ser.

De un tiempo a esta parte vemos la madurez de nuestro trabajo. Clientes que reconocen las distribuciones de nuestras viviendas. Aunque no sepan que son nuestras. Otros que ven nuestras mejoras constantes. Que las aprecian. Y todo eso es una gran recompensa para seguir alentando nuestra ilusión por el trabajo que hacemos.

Siempre hacia delante

Sin duda las leyes han tenido que ver también en los cambios. Y no es cuestión de quitarles mérito. Por eso aprendiendo también es el resultado de adaptarse a las exigencias del marco legal. Algo en lo que a veces hemos sido pioneros. Por ejemplo, dando prioridad a las energías renovables.

Seguimos también aprendiendo de las medidas prácticas. Quizás partiendo de viejas ideas para hacer nuevos diseños. Por ejemplo, las cocinas office hace 20 años vivieron su momento dulce. Pero antaño las cocinas no eran el lugar de reunión que son ahora. Aunque sin duda nos han hecho apreciar los espacios de almacenaje. Pero nuestras cocinas distan ahora mucho de aquellos conceptos.

El paso de los años no debería multiplicar el gasto de las familias. Y es que a todos nos apetecía incluir metales en los acabados. Pero aprendiendo de nuestro entorno hemos visto que no son lo más adecuado. Las familias deben lijar y tratar el óxido constantemente. Además de pintar con frecuencia estos materiales. Por eso no son una buena solución para tu economía.

Sabemos que las humedades te preocupan. Por eso hemos encontrado nuevas formas de instalación y construcción que te aporten más seguridad. Por ejemplo, las fachadas de caravista con cámara de 8 cm.

Aprendiendo para mejorar la calidad de vida

No solo pensamos que todas las viviendas deberían tener terraza. Estos espacios abiertos, con un clima como el nuestro, dan mucha vida. También buscamos la forma de que tú puedas sacarle más partido. Por ejemplo, colocando una barra americana entre terraza y cocina. ¿Has probado a desayunar fuera en los días de sol? Un pequeño placer a tu alcance.

Los gastos de mantenimiento, como ya te contábamos antes, también nos preocupan. Por eso hemos recuperado las celosías para rematar ciertos muros. Las celosías de hormigón envejecen muy bien, lo que supone un ahorro considerable frente a las de hierro, por ejemplo. Por otro lado, aportan una belleza estética muy agradable.

En Construbecker queremos seguir conociendo todo lo que para ti es importante. Y por eso seguimos a tu lado durante todo el proceso. Así compartimos tu ilusión y seguimos aprendiendo.

aprendiendo contigo